Consejos para ayudar a dormir a tu bebé

Los recién nacidos no consiguen regular sus ciclos de sueño hasta, aproximadamente, los 6 meses de edad. Sin embargo, al principio resulta complicado que los bebés concilien el sueño de forma tranquila, ya que conforme van creciendo necesitan dormir menos y cada uno tiene necesidades de sueño distintas.

No obstante, hay diferentes técnicas para conseguir que tu bebé logre conciliar el sueño de forma serena y ayudar también a los papás en su descanso:

 

  • Juega con tu bebé durante el día. Estar jugando con él durante el día ayudará a que esté activo durante más horas, para luego llegar a la cama cansado y con ganas de dormir durante períodos más largos.

 

  • Transmítele calma. El bebé es lo que tú eres. En los momentos que toque darle de comer o durante el cambio de pañal, intenta estar totalmente en calma y silencio para no estimularlo en exceso. 

 

  • Colócalo en la posición correcta. Durante los momentos en los que el bebé esté adormilado, pero no dormido, coloque a su pequeño/a en la cama. De esta forma los peques aprenderán desde bien temprano a dormir en su propia cama. Por el contrario, si lo sostienes o lo meces hasta que se quede completamente dormido puede impedirle volver a dormirse plácidamente si se desvela durante la noche. 

 

  • No respondas inmediatamente a las quejas de tu peque. Primero, deberemos comprobar si los peques son capaces de dormirse por sí solos. Si por el contrario siguen llorando, comprueba qué le pasa, pero no enciendas la luz o muevas al bebé de sitio. Si no puedes terminar de tranquilizar al peque considera qué le puede estar molestando; probablemente pueda tener hambre, haya mojado el pañal o tenga unas décimas de fiebre. 

 

 

Por otro lado, os dejamos un pequeño ritual que podéis seguir con el/la peque antes de la hora de dormir:

 

  • Hora del baño. Un baño calentito sobre las siete y las ocho de la tarde puede ayudar al peque a comenzar a relajarse. Podéis añadir en el agua dos gotas de aceite esencial de lavanda, manzanilla o flor de naranjo. Después del baño, masajea la espalda del bebé con dos gotas del aceite esencial, desde el cuello hasta el culito. Una vez hecho esto, pon al pequeño boca arriba y masajea su cara con los pulgares. 

 

  • Hora de la cena. Asegúrate que el peque reciba la última comida del día en un ambiente tranquilo: televisión apagada y en la estancia del hogar donde menos ruido haya. Un truquito para relajarles: susurrarle tiernas palabras al oído o una nana. 

 

  • Hora de dormir. Es hora de dejar al peque dormir. Alejarse de sus papás puede angustiarle. Si es así, permaneced junto al peque un rato mimándole, hablándole en voz baja o abrazándole. 

 

Estos son algunos sencillos, pero eficaces, pasos que esperamos que ayuden a tu bebé a conciliar el sueño y a los papás y mamás tener un merecido descanso.

 

¡Buenas noches! 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies