El chupete, ¿aliado o enemigo?

Cuando nos vamos a convertir en padres por primera vez comienzan a surgir numerosas preguntas sobre las decisiones que debemos tomar acerca de los cuidados de nuestros hijos. Sin duda, una de las preguntas estrellas es: ¿usar o no el chupete?

Mientras muchos padres afirman que es perjudicial para la salud de los más pequeños, otros lo ven como el producto idóneo, el salvoconducto para la propia tranquilidad de los padres. A continuación, planteamos una serie de ventajas y desventajas en el uso del chupete para que seáis vosotros los mismos lo que toméis la última decisión.

Los beneficios de usar el chupete

Dentro de todos los beneficios que aporta el uso del chupete para los recién nacidos el más conocido es que permite dar consuelo al bebé, imitando la succión que realiza al tomar el pecho materno. El chupete, utilizado de manera adecuada, puede ser un gran aliado para los más pequeños, y por ende para los padres, ya que aporta una tranquilidad y apoyos extra para ambas partes.

Otra ventaja a subrayar, es que ayuda a calmar al bebé hasta la hora de ir a la cama. Estudios recientes han demostrado que esto ayuda a prevenir el síndrome de la muerte súbita del lactante. Descubrieron que el chupete funcionaba como protector, ya que la succión a ratos facilita un sueño menos profundo del pequeño, reduciendo el riesgo de muerte súbita en un 70%.

Las desventajas de usar el chupete

Recientemente se ha descubierto que el uso del chupete puede acarrear también algunas desventajas, sobre todo si se le da un mal uso, ya sea por recurrir en exceso a él o dejárselo puesto al bebe durante gran parte del día.

Hay que tener en cuenta el rango de edad recomendado para su uso. Por ejemplo, se recomienda no dárselo al bebé durante el primer mes de edad, pues puede interferir en la lactancia materna haciendo más difícil acostumbrar al bebé al pecho materno, ya que aunque imita la succión, definitivamente no es lo mismo.

Por otro lado, la edad límite para usarlo son los 12 meses, ya que es ahí cuando se reduce drásticamente el riesgo de muerte súbita y más que beneficiar, se vuelve algo contraproducente porque podría aumentar la posibilidad de tener problemas dentales y un retraso en el desarrollo del lenguaje.

Entonces, usar el chupete ¿sí o no?

En general, se recomienda el uso del chupete en los niños lactados de manera artificial, hasta los doce meses de edad.  Bajo un buen uso y sobre todo teniendo en cuenta los límites de edad, no debería ser un problema si no se abusa del mismo. Cada bebé es un mundo y resulta clave fijarnos en los  en su comportamiento durante los primeros días de vida para ver qué método se adapta mejor a su situación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies